La exfoliación es uno de los pasos más importantes de la rutina de belleza ya que elimina células muertas e impurezas que se acumulan en la piel. Con la exfoliación ayudas a que las células de la piel se regeneren con más rapidez dándole un aspecto radiante.