Después de la fase de la limpieza, es indispensable utilizar un tónico. Su función principal es equilibrar el nivel de pH de la piel y prepararla para los siguientes pasos. Además, te ayuda a minimizar los poros y refresca tu piel.