La rutina coreana de los 10 pasos, o los que tu necesites!

La tendencia del cuidado de la piel está en auge. Incluso aquellas que no solemos prestar demasiada atención a nuestra piel estamos decididas a probar algo nuevo, comenzar con una rutina que nos promete cambiar nuestra piel y regalarnos un aspecto tan deseado.

Queremos tener una piel de porcelana, sin imperfecciones y siempre joven, como todas aquellas coreanas que vemos y siempre nos preguntamos ¿por qué siempre tienen la piel tan perfecta?

Todas estamos familiarizadas con los famosos 10 pasos de la rutina coreana. Tanto los expertos en cosmética como las que nos estamos introduciendo en el mundo de la cosmética asiática, nos preguntamos: ¿son necesarios los 10 pasos?

¿Para que tantos y que aporta gastar tanto tiempo y recursos? ¡Nosotras tenemos las respuestas muy claras! Empieza por lo esencial.

Los 10 pasos de la rutina coreana ¿Son para mi?

Es probable que hayas leído algún blog, libro o post de Instagram que hable sobre los 10 pasos de la cosmética coreana. Seguramente habrás pensado más de una vez que no es para ti.

Te lavas la cara en la ducha y te aplicas una crema hidratante y con eso es suficiente. ¿Pero cómo te notas la piel? Esta es la pregunta que responde a todas: ¿En qué estado se encuentra tu piel? ¿Qué demanda? ¿en qué puede mejorar?

 Pregúntate lo siguiente: ¿Cómo está tu piel? ¿Qué necesita? ¿En qué puede mejorar?

Partiendo de este punto, cada un@ de nosotr@s, debemos de adaptar nuestra rutina. No tienen que ser 10 pasos, puede que sean 3 o puede que sean 12.

Es tan sencillo como sentarse y observar bien tu rostro. ¿Tienes brillos, tirantez, puntos negros, manchas, ojeras o consideras que está perfecta tal y como esta? Pero verás que aun que tu piel no te lo diga hoy, te lo puede decir mañana.

Es importante entender el problema y las necesidades a cubrir de cada piel, para no saturarnos con montones de productos. Empezando por una limpieza apropiada y acabando con una hidratación óptima, son los primeros pasos que hacen los coreanos desde los 12 años, como introducción al cuidado de la piel.

¡Nosotr@s también podemos comenzar con ellos, así que vayamos a por los básicos!

Los pasos básicos para una rutina de cuidado de la piel

Una buena limpieza es una de las partes más importantes de nuestra rutina diaria. La limpieza puede ser la respuesta a las imperfecciones, puntos negros e incluso a la tirantez. Encontrar un limpiador adecuado para tu piel es el paso Nº1.

Empezando por la mañana, limpiamos nuestro rostro para eliminar el exceso de sebo facial que se ha generado durante la noche y los restos de los productos que nos aplicamos antes de dormir.

Este paso hace que la piel respire y absorba mejor los productos y sus nutrientes que apliquemos a continuación. A su vez, nivela la producción de sebo durante el día.

Por la noche, limpiamos toda la suciedad acumulada durante el día: contaminación, maquillaje, suciedad y la piel muerta que nos obstruye los poros. Busca el limpiador que más te guste y el cual mejor se adapta a tus necesidades. ¡La clave son los ingredientes!

El tónico, el famoso tónico que nos tiene tan confundidas. En el mundo occidental se considera que el tónico es un paso de la limpieza. En Oriente, en cambio, lo tienen muy claro: el tónico es la clave para nivelar el pH de la piel.

El tónico no  es solo un paso más de la limpieza, su aplicación es fundamental para equilibrar el pH de la piel.

Además los tónicos coreanos van mucho más allá. Con ingredientes específicos para cada tipo de piel nos pueden ayudar a hidratar la piel, aportar luminosidad, combatir imperfecciones y hasta olvidar que es la tirantez de la piel (o por el contrario nivelar el exceso de sebo facial). Aplícalo con la ayuda de un algodón o con las palmas de las manos. ¡Notaras la diferencia!

La hidratación importa. Tengamos la piel seca, mixta o grasa, la hidratación es necesaria para todo tipo de pieles. De nuevo, observa que necesita: ¿está deshidratada, seca, grasa o irritada? Todos estos problemas se pueden solucionar con una buena crema. ¿Tu piel está deshidratada? Aplica una crema rica en ácido hialurónico o otros componentes humectantes.

¿Está seca? Busca ingredientes emolientes que creen una barrera protectora que no permiten perder la hidratación, aceites esenciales y ceramidas entre otros.

Si tu piel es grasa, lo más oportuno es encontrar una hidratación sin aceites, un producto con ingredientes humectantes a base de agua. Si te preocupa la aparición de las arrugas o su presencia, opta por una crema antiarrugas con ingredientes antiedad específicos.

¡No te olvides de la protección solar! Este paso es la clave para l@s corean@s, este sencillo paso te protegerá de problemas como el envejecimiento prematuro, manchas e irritaciones. Sea en verano o en invierno, el Sol siempre está presente. Aunque no notemos sus efectos en invierno, la piel sí lo hace y con los años te lo hará saber.

Te aconsejamos que empieces con estos sencillos pasos, que no te quitaran más de 5 minutos al día. Notarás que la cosmética coreana es diferente, las texturas, los ingredientes y la rapidez de su absorción! Y cuando notes los efectos, estamos seguras de que volverás buscando cómo complementar tu rutina con el resto de los pasos. ¡Te los contamos en el próximo post!

Si tienes dudas sobre que producto que más te conviene y qué ingredientes le sentarán mejor a tu piel, no dudes en escribirnos y haremos una rutina personalizada para ti.

0

Empiece a escribir y presione enter para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar